Noticias /

Las películas clásicas de Drácula rankeadas de peor a mejor

Recientemente, Universal reeditó su Monster Legacy Collections en Blu-ray y no pudimos resistir a la tentación de ver todas las de Drácula y ordenarlas de peor a mejor. ¿Pondrías a otra en el número 1?

7. El hijo de Drácula (1943)


Lon Chaney Jr. no ha sido un buen Drácula (y no lo decimos solamente nosotros). Quizás no tiene la intensidad para ser el gran príncipe nocturno: parece estar triste todo el tiempo. Si bien esa es la razón principal para estar en la última posición, la película dirigida por Robert Siodmak tiene una buena y dinámica trama, muy diferente a la que nos tenían acostumbrados.

6. La mansión de Drácula (1945)


John Carradine no será Lon Chaney Jr. pero tampoco es Bela Lugosi. En esta película, no sabemos bien por qué, Drácula quiere “curarse” y no ser un vampiro nunca más. Casi toda la película es bastante entretenida, con pócimas y remedios que supuestamente son peligrosas, pero terminan siendo… graciosas.

5. La hija de Drácula (1936)


Este es un ejemplo muy firme de películas que a la gente le gustó más que por lo que esperaban que por la película en sí. Quizás el ojo moderno nos sesga, pero muchos dicen que es la mejor película de vampiros jamás hecha, y no es tan así. Parecía que iba a ser una película cargada de homoerotismo, pero no llega a ese punto. Gloria Holden es una increíble Zaleska, y ni hablar de Edward Van Sloan como Von Helsing (no Van Helsing).

4. Abbott y Costello contra los fantasmas (1948)


Un clásico de la dupla humorística Abbott y Costello que debe haber sido un escándalo en los cines de la época. Imagínense, varios años habían pasado y Bela Lugosi estaba de regreso, junto a Lon Chaney Jr. para interpretar a Drácula y al Hombre Lobo, respectivamente. Logran descolocar esos personajes y llevarlos al terreno de la comedia de la mano de dos expertos en el género.

3. La mansión de Frankenstein (1944)


Si hay una razón por la que La mansión de Frankenstein está por encima de La mansión de Drácula, esa razón es Boris Karloff. Si Bela Lugosi es el mejor interpretando a monstruos, Boris Karloff es el más efectivo encarnando a cualquier personaje que le piden. Y como Dr. Gustav Niemann, una especie de nuevo Victor Frankenstein, Karloff una vez más le da en la tecla. Muchísimas muertes en esta película.

2. Drácula: la versión en español (1931)


La versión en español de Drácula fue rodada al mismo tiempo que la versión en inglés, en los mismos sets, usando los mismos elementos. La única diferencia, además de los actores, es que la versión en español se filmaba de noche y la versión en inglés de día. En muchos sentidos, ambas películas son idénticas, pero lo realmente interesante es cómo los diferentes actores, teniendo un mismo guión, hicieron que el director haga un corte final mucho más largo. El guión es el mismo, y son las interpretaciones las que lo explotan: Carlos Villarias y Pablo Alvarez Rubio se llevan el film.

1. Drácula (1931)


Por supuesto. Y aunque sea muy corta, y aunque termine muy abruptamente, el Drácula de Bela Lugosi sigue siendo uno de los mejores monstruos de la historia del cine. Carismático y fascinante, nunca nadie lo hizo como él: los ojos, la sonrisa, la furia. Por algo, estuvo permanentemente vinculado a Drácula durante toda su carrera: nada como la original. Sería injusto no mencionar a Dwight Frye o a Edward Van Sloan como Von Helsing, la némesis perfecta de nuestro vampiro favorito.

Comentarios